Pajaroncillo-Villar del Humo-Selva Pascuala-El Cañizar

  11/04/2006
  16/04/2006
  6:36:35   Circular
  58 km.
  1338 mt.
  100% 
  861-1137 mt.
  588    68 
  Experto (81)
 Fecha .-
11/04/2006 9:44:55
11/04/2006 16:45:07
 Velocidad .-
Mínima:  0 km/h
Máxima:  45,4 km/h
Media:  10,1 km/h
Media  7,6 km/h
Media  12,2 km/h
 /  Tiempo/Distancia .-
Total  7:00:07 (58km)
Subiendo  3:23:08 (22,74km)
Bajando  2:34:34 (29,34km)
Llaneando  0:38:58 (5,84km)
Parado  0:23:32
 Desnivel .-
Acumulado  1338 mt.
Acumulado  1344 mt.
Diferencia:  6 mt.
 Elevación .-
Mínima  861 mt.
Máxima  1137 mt.
 /  Desnivel/Distancia .-
 0-5%:  20,73 km.
 5-15%:  5,47 km.
10-15%:  1 km.
15-20%:  0,05 km.
20-25%:  0 km.
25-30%:  0 km.
> 30%:  0 km.
Descripción
Pedazo de Megarutón de aventuras muy recomendable. El camino es largo aunque compensado pues no se sube mucho y hay algunos kilómetros de asfalto. Solo hay agua en Villar del Humo. El drenaje es muy bueno, hay un tramo de 100m chungos por arena y otro de 200m chungos por barro, y al final 3km con piedra suelta y 2km de sendero junto al río.
Amenazaba lluvia y además hacía frío, lo cual me hizo dudar entre ir al megarutón de Pajaroncillo donde sabía que me mojaría y donde tuve que ser rescatado en Verano de hacía dos años cuando aún no tenía mucha experiencia.
Decidí salir desde el Cañizar (pkm 488.2 desde la carretera de Carboneras de Guadazaón a el Cañete) en vez de Pajaroncillo a fin de ahorrar 3 kms. Tras recorrer algunos kilómetros de carretera con paredes a un lado y el río en otro, aproveché para mirar un aforador para ver si el caudal del río me permitiría atravesarlo más adelante. Tras el cruce de pajaroncillo, me adentré en el larguísimo camino (22km sin ver civilización) que tras llanear un trecho se precipitaba dentro de los cañones del río Cabriel. Seguí por las verdes praderas aunque no mucho pues no debía haber llovido mucho por la zona, con el río al lado hasta llegar a un pequeño poblado, entonces me desvié a la izquierda para recorrer el cañón por sendero de pescadores donde tenía que empujar la bici la mitad del recorrido. Siguiendo las indicaciones de unos pescadores con los que hablé dos años atrás proseguí río abajo esquivando algunas molestas zarzas sin poder evitar mirar al caudaloso río que debía cruzar más abajo. Estaba contento al pensar que la ciénaga que debía cruzar estaba seca tras la prolongada sequía cuando me la encontré delante en el estrechamiento del cañón. No estaba dispuesto a mancharme otra vez así que hice un puente de palos y luego me encaramé a un risco para pasar pero se rompió una rama y caí al barro. La verdad que no importa pringarse pues luego te lavas cuando cruzas el río, así que seguí empujando la bici dosciento metros cuando me encontré con el camino que seguí río abajo. NOTA: si el río vá muy crecido debes abandonar la ruta por camino que sube por la derecha hacia Carboneras de Guadazaón y regreso por carretera. Tras descender unos metros de más para sacar fotos de los impresionantes farallones, volví para cruzar el río por el sitio exacto por el que un pastor lo cruza habitualmente con su land rover. Atencion: este río cambia mucho de caudal y a lo mejor es imposible cruzarlo, por lo que recomiendo la ruta para Octubre o cuando ha habido sequía. Crucé el río con el agua por la cintura y la bici en alto para que no entre agua en el buje y seguí al otro lado por un largo camino. Busqué un atajo infructuosamente (lo he marcado con waypoints) y subí cogiendo un pequeño tramo de arena. Luego hubo una larga sucesión de valles, cañones, río y camino, mucho camino que me parecía realmente interminable cuando subí un altiplano desde donde se veía Villar del Humo a tomar por culo en el extremo de un gran valle. Algo desmoralizado bajé por monte hasta dar con la carretera donde casi beso el asfalto. Tras llegar a dicho pueblo me refresqué en la fuente de tres caños y subí en dirección a Selva Pascuala por camino de muy buen firme. Selva Pascuala es una antigua ciudad neolítica formada por innumerables farallones llenos de abrigos donde nuestros antepasados se refugiaban de los tigres diente de sable y llenaron las cavidades de magníficas pinturas rupestres de más de 5000 años de antiguedad, todo ello en medio de un fenomenal bosque. La verdad es que con tanto ajetreo no pude asomarme mucho a ver pinturas, me encontre entonces con un cruce de caminos, tomé el de la derecha por el que ademas de ver la selva pascuala se veía la peña del escrito. Me asombraba ver en el gps que pese a estar a escasos dos kilómetros del coche me encontraba a más de 100m de altura sobre éste cuando por fin dí con una inclinadísima pendiente que me precipitaba hasta el mismo no sin antes pasar sobre el río por bonito puente. Mas fotos en http://www.foromtb.com/showpost.php?p=1141139&postcount=7
© Todos los derechos reservados a jlopez
Si usted tiene una web en la que desea mostrar estos datos, utilice el link mostrado en su navegador de esta misma página.