Cantalojas-Hayedo de la Tejera Negra

  07/09/2014
  08/09/2014
  3:45:41   Circular
  30 km.
  660 mt.
  100% 
  1314-1642 mt.
  463    49 
  Media (44)
 Fecha .-
07/09/2014 10:32:24
07/09/2014 14:30:19
 Velocidad .-
Mínima:  0 km/h
Máxima:  55,7 km/h
Media:  12,1 km/h
Media  7,6 km/h
Media  15,3 km/h
 /  Tiempo/Distancia .-
Total  3:57:03 (30km)
Subiendo  1:47:37 (10,1km)
Bajando  1:07:54 (14,26km)
Llaneando  0:51:02 (5,8km)
Parado  0:11:22
 Desnivel .-
Acumulado  660 mt.
Acumulado  659 mt.
Diferencia:  1 mt.
 Elevación .-
Mínima  1314 mt.
Máxima  1642 mt.
 /  Desnivel/Distancia .-
 0-5%:  9,24 km.
 5-15%:  2,96 km.
10-15%:  0,39 km.
15-20%:  0,17 km.
20-25%:  0,15 km.
25-30%:  0,05 km.
> 30%:  0,01 km.
Descripción
Como es verano me busqué una ruta alta yy fresca, sin embargo por la mañana hacía 15 grados en Madrid pero arriba había 20º por la inversión térmica. Recomiendo aparcar en Cantalojas en la salida del pueblo hacia el hayedo junto al bar. Salí por la carretera estrecha con viento lateral por ligera pendiente por valle de pinos muy tochos, luego bajé al río donde se acabó el asfalto y cogí suave pero constante pendiente por donde fuí cogiendo altura por robledal, algo seco pero verde. Más arriba hay una valla para que no se metan los coches que son desviados abajo, mientras que yo bordeé la valla y seguí subiendo aunque ya con menos pendiente. Arriba hay un preciosísimo sendero pero está prohibido montar en bici, así que me bajé e hice el tramo andando pues merece la pena pues vas debajo del techo hecho con las ramas de las hayas, todo una pasada, me hinflé de hacer fotos, abajo se veía un tejo muy grande y antiguo pero no se debe bajar pues el suelo es inestable y se le puede dañar, pero sí le hice fotos, al regreso, seguéí el camino y bajando me encontré un compañero ciclista con el que charlé un rato agradable, más abajo seguí un camino que son 5km ida y otros tantos de vuelta, según me dijo el ciclista merece la pena verlo pues hay un hayedo, yo sin embargo hice solo un pequeño tramo y me volví bajando junto a los pinares y robledos y unas montañas de serrín pues los leñadores en vez de meter fuego a las ramas las machacan para que no ardan, cruzé al río que no llevaba agua, pero sin embargo más abajo se veía caudaloso zigzageando por el verde valle. Llegué cómodamente al bar donde me tomé cerveza y bocadillo de chorizo frito que me supo a gloria.
En suma bonita ruta para ver los hayedos sin aglomeraciones y que volveré posiblemente para hacer el tramo de camino que hice a medias.
© Todos los derechos reservados a jlopez
Si usted tiene una web en la que desea mostrar estos datos, utilice el link mostrado en su navegador de esta misma página.